NEGOCIO En LÚCUMA expansión sostenida

La búsqueda por lograr un emprendimiento sostenible llevó a la pareja de esposos, Fernando y Graciela, a crear 100 puestos de trabajo en planta. En el 2019 exportaron cinco millones de dólares.

Los esposos Fernando Parodi y Graciela Trujillo estaban decididos a emprender un negocio con el cual salir adelante como familia. Habían incursionado en varios sectores hasta que él le confió a su esposa su deseo de desarrollarse en el campo para aplicar los conocimientos adquiridos y tener tiempo para la familia. Es así que ambos decidieron comprar en el 2005 dos fundos de irrigación en Santa Rosa, Sayán, en el Norte chico de Lima, para cultivar lúcuma.

Es allí que fundaron la empresa Unión de Negocios Corporativos, con la participación de un socio adicional.

Ahora cultivan y comercializan además de la lúcuma, la chirimoya, maracuyá, choclo, ají y rocoto, entre otros cultivos.

Potencial

“Al inicio fue difícil. Nuestra primera idea era cultivar la palta, que era un producto con un enorme potencial. Sin embargo, muchas empresas ya estaban en ese rubro y preferimos cultivar otros productos”, nos refiere la ahora gerente comercial de la empresa, Graciela Trujillo. De este modo, su principal producto es la lúcuma, una fruta con un nicho enorme por explorar y que representa un reto para nuestros emprendedores.

En primer lugar optaron por el trading, es decir, comprar la fruta, extraer la pulpa y procesarla, para luego venderla. Gracias a ello, fueron a su primera misión comercial en Chile, con el apoyo de Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo (Promperú, consiguiendo su primer cliente en ese destino. Así, esta empresa, agremiada a Adex, iniciaría en el 2010 su aventura exportadora.

Preferencias

Graciela nos comenta que en primer lugar les solicitaron envíos de lúcuma, maracuyá y otras frutas. “Las compramos, procesamos y luego las vendimos. Después fueron saliendo contenedores completos solo con lúcuma”.

Ya con 15 años en el mercado, la empresa es, hoy por hoy, la principal exportadora de pulpa de lúcuma, chirimoya y maracuyá. Envían sus productos con su propia marca, Mariposa Andina, o con la marca de sus clientes.

“Emprender no es una tarea fácil. Por ello buscamos mantener una visión positiva en todo ámbito, ya sea familiar, empresarial, con los clientes y, sobre todo, con los proveedores, con los que mantenemos una relación estrecha”, dijo.

Las presentaciones que  utilizan son diversas y, generalmente, se arman a solicitud del cliente, pudiendo ser en sachets, packs de 200 gramos o medio kilo, o a granel mediante cilindros de 180 o 200 kilos.

Este año construirán una planta propia en el parque industrial Macrópolis, ubicada en Lurín, la que contará con más de 15,000 metros cuadrados.

Cabe mencionar que esta empresa cuenta con la certificación más importante en la gestión de riesgo y seguridad alimentaria en toda la cadena de suministros, la FSSC 22000. También poseen el certificado HACCP, el cual identifica los peligros potenciales en la producción de alimentos y la solución de los mismos.

Fuente: Diario Oficial el Peruano / Económika(Suplemento de Negocios, Inversiones y Finanzas)   04/03/2020 – Edición 343, Pag.8.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.